La Venus Negra

Un día cuando un grupo de colonos visitó por primera vez Cayo Loco se encontró en él a una mujer negra muy joven y sin más vestido que los que le dio la propia naturaleza. Era de rara belleza y su cuerpo tan perfecto que cualquier artista la hubiera considerado un modelo de belleza femenina, fue tal la admiración sentida por los colonos que la llamaron la Venus Negra.

Al ver a los colonos huyó la mujer, corrieron tras ella y lograron darle alcance pero a cuantas preguntas le hacían permanecía en silencio mirándolos con sus grandes ojos negros. Entonces comprendieron que no hablaba porque era muda.

Era la única moradora del Cayo y adornaba su espléndida desnudez con collares y pulseras formadas con cuencas de semillas de bejucos, árboles, conchas y caracoles marinos. Iban con ella a todas partes dos aliadas compañeras; una garza azul y una paloma blanca.

Uno de los colonos por compasión la llevó a su casa, le dio de comer y le regaló vestidos, el hombre creyó que a cambio de su acción la hermosa negra haría los trabajos domésticos que se le ordenaran pero La Venus Negra al verse cautiva protestó con hechos. Permanecía horas y horas en los rincones sin comer.

La infeliz mujer adelgazó de forma alarmante y ante el temor de que pereciera, el colono la llevó nuevamente a Cayo Loco para que continuara viviendo libre en plena naturaleza en compañía de sus fieles compañeras y alimentándose de frutas silvestres, cangrejos, ostras y otros mariscos.

Pasó el tiempo y en una tarde del año 1876 mientras era descargado un gran convoy militar entró a una de las casas del lugar una mujer negra ya anciana. Iba completamente desnuda cubriendo su cuerpo con un collar de cuencas rojas, blancas y azules, se negó a vestirse y a comer la abundante y variada comida, devorando con rapidez yucas, plátanos y boniatos sin cocer. A la mañana siguiente cuando fueron en su busca hallaron solamente los collares.

Aquella mujer era la Venus Negra a quien el tiempo había despojado de su juvenil belleza. Fue la última vez que la vieron, desapareció misteriosamente y nunca más se supo de ella.

La fantasía popular siempre poética y creadora afirma que la Venus Negra en las noches sin luna y con preferencia en las lluviosas en que son más seguras la soledad y el silencio abandona su retiro y vaga por las calles solitarias llevando consuelo a los desvalidos y sueño reparador a los que padecen.

  • Acercamiento a la Historia del Faro de Punta “Los Colorados”. Autores: Lic. Mery Berta Pérez Lorenzo y Lic. David L. Martínez Ramos.
  • Estudio preliminar sobre los caracteres chinos en la Catedral de Cienfuegos. Autores: Lic. David L. Martínez Ramos, Lic. Mery Berta Pérez Lorenzo y Lic. Leonor Pastrana Tapia.
  • Construcciones defensivas de la Bahía de Jagua en el Siglo XVIII y de la región Cienfuegos en el Siglo XIX. Autores: Lic. David L. Martínez Ramos, Lic. Mery Berta Pérez Lorenzo y Lic. Leonor Pastrana Tapia.

Puede consultarlas en el CDI de la Oficina.

  • El pregón en una ciudad Patrimonio Mundial o los cautivos del pregón. Autor: MSc. Adrián Millán Del Valle. Leer más…
  • Arqueología Colonial en Cienfuegos. Novedades. Autor: MSc. Lester David Puntonet Toledo. Leer más…